Dream Gran Castillo Resort, renovación hotelera

Otras

Los productos turísticos en la renovación, ¿todo vale?

14 Jun , 2013  

Tal vez por el paso del tiempo, por el uso repetido y la consolidación en los mercados, suena bastante y con razón la necesidad de renovación del destino Canarias, y en él prácticamente todas las áreas que hasta el momento se han presentado a los potenciales turistas y han competido por su decisión de compra. Isla a isla, zona a zona, se redunda en la cuestión de mejorar o crear infraestructuras de alojamiento,  en menor medida de ocio y, según las querencias, de restauración.  La propia evolución de la actividad turística, o casi mejor, de la demanda (consumidores de nuestro clima que ahora reclaman experiencias y emociones sentidas como únicas), ha impulsado la implementación de nuevos tipos de productos y servicios o, al menos, una revisión crítica de los existentes. No sólo grandes empresas y más grandes inversiones, sino renovadas o adaptadas ideas para el disfrute del tiempo en el destino que van de la mano de pequeños y medianos emprendedores del turismo.  La naturaleza y la cultura, los paisajes y sus usos, la salud y el relax, o cualquiera de las combinaciones posibles, se han potenciado como elementos de observación, actividad y disfrute, añadidos al entretenimiento en parques y espacios preparados al efecto.

Los pilares de la calidad turística parecen, ahora y siempre, estar enclavados en la profesionalidad, en personas motivadas y cualificadas, además de sustentados en buenas condiciones de infraestructura. Un ligero repaso a los productos turísticos ofertados en destino hace posible detectar algunas tensiones. El crecimiento de la oferta se ha realizado a golpe de iniciativas individuales con escasa coordinación (salvedades hay) y casi sin relación con el vecino (empresario tradicional, otro emprendedor, hotelero, institución, etc.), cuando no con el entorno. Buenas ideas se encuentran al borde del fracaso o se han suspendido temporalmente por no visibilizarse de forma adecuada,  diluyéndose por numerosas y tendiendo a confundir al cliente en una maraña publicitaria con poco criterio. Vacíos que, favorecidos por la crisis y la puesta en valor de nuevos mercados, favorecen el intrusismo o la picardía empresarial. Servicios percibidos como de excelente calidad, enfrentados a los que desdibujan la experiencia satisfactoria en el destino.

En el núcleo se encuentra un cierto desconocimiento detallado de la oferta, además de las algunas veces mencionado descontrol normativo y falta de coordinación de los implicados. Parece urgente el impulso de reconocimientos de calidad y su visibilización, la ordenación de la mal llamada oferta complementaria, la regulación y/o control de algunas actividades olvidadas, la promoción de la cooperación. En suma, una gestión integral del producto turístico ofertado en destino.

, , , , , , , ,


Agustín Santana Talavera es el director del Instituto Universitario de Ciencias Políticas y Sociales de la ULL y de PASOS, revista de Turismo y Patrimonio Cultural

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar