Senderismo Anaga, turismo responsable

Otras

Turismo responsable

11 Oct , 2013  

La globalización de los viajes y el turismo, junto a la extensión de la posibilidad de convertirse en turista para una parte importante de los ciudadanos occidentales y otros pertenecientes a las élites del resto de países, han propiciado la apertura del Planeta en su conjunto como área proclive al disfrute de las vacaciones. Pero además, más de medio siglo de práctica turística ha incorporado al turismo, al viaje y al turista a nuestra cultura, impulsando a su vez por la experiencia acumulativa y la retroalimentación del sistema un abanico de motivaciones casi inalcanzable para la imaginación de un buen futurólogo.

Sólo a un paso por detrás de las nuevas motivaciones y querencias (¿o tal vez por delante?) el subsistema empresarial ha respondido. De esta forma se han popularizado en la última década productos que eran minoritarios como el ecoturismo, el agroturismo, el turismo cultural, el turismo rural, el etnoturismo, el geoturismo, etc. Esta segmentación, que parece interminable y con seguridad continuará en el futuro por necesidades de renovación de la propia actividad, se encuentra perfectamente contextualizada con movimientos de preocupación socioambientales, de carácter también global, que introducen aquellos conceptos de “alternativa”, “sostenibilidad” y “responsabilidad”.

En la Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992) se acuñó formalmente el concepto de “turismo responsable“, implicando a los diferentes actores del sistema turístico en la conservación, protección y desarrollo de las culturas locales, el medioambiente y la seguridad económica. Con ello se terminaba de enfrentar el turismo de masas a los nuevos y más sofisticados segmentos del mercado. El paso del tiempo ha convertido al turismo responsable en un producto más, dejando la responsabilidad relegada a los vaivenes del mercado.

 

La responsabilidad es acción consciente y compromiso con el desarrollo humano y la conservación medioambiental, y cada uno de los agentes que participan en la actividad turística tiene un papel activo que cumplir y cuenta con un ámbito en el que se puede orientar  hacia la sostenibilidad. Oferta y demanda, como empleadores y empleados, están por siempre encadenados a la responsabilidad. Y lejos del enfrentamiento dialéctico entre la aplicación de la responsabilidad en unas y otras formas de turismo, minoritarios o de masas, parece razonable el ejercicio de la moderación y la templanza en el disfrute y el negocio turístico, reduciendo incertidumbres y alentando desarrollos futuros.

Con todo, el turismo responsable tiene lugar cuando se desarrolla este compromiso en sus diferentes fases: diseño, planificación, gestión, negocios, entornos de vida cotidiana, medio laboral y consumos turísticos. Pero no es el todo o la nada. Queda en el aire si, con el tiempo, seremos capaces de ir mejorando en la renovación producto a producto, con pequeñas y grandes acciones, el destino que queremos para mañana.

Foto: Turismo de Tenerife

, , , , , , , ,


Agustín Santana Talavera es el director del Instituto Universitario de Ciencias Políticas y Sociales de la ULL y de PASOS, revista de Turismo y Patrimonio Cultural

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar