desayuno con tostadas de Imarcoain, parada obligatoria

Cuaderno de viajes

La parada obligatoria

28 Oct , 2013  

Todo turista que repite destino guarda en su maleta una parada obligatoria. Una que, lejos de suponer un peso extra, aligera tanto el equipaje que se diría que está completamente vacío. Una parada que, con los años, acaba convirtiéndose en ritual. Y no me refiero a cosas como subir a la Torre Eiffel cada vez que uno se deja caer por París. Me refiero más bien a algo con lo que un día tropezamos por no andar atentos al camino y, así, sin más, acaba siendo nuestro tropiezo favorito en las vacaciones. En mi caso, puedo decir que una de las paradas obligatorias que meto en mi maleta cada septiembre es un desayuno en el área de servicio de Imarcoain.

Imarcoain es una de mis fronteras de referencia en las excursiones que hago por Navarra y Euskadi por la AP-15, subiendo desde la rivera navarra. A partir de ahí siempre empieza lo mejor. Los mejores paisajes, las aventuras de los pueblos, los caseríos, las nuevas costumbres. Pero, además, Imarcoain tiene sus tostadas. Y eso es mucho decir. Es, por describirlo de alguna manera, casi una ceremonia. O, por explicarlo de otra forma, es con lo que sueño el resto de año cuando me levanto de la cama, entro en la cocina, cojo la tostadora y espero a que el pan se caliente dentro mientras veo mi imagen reflejada en su metal. Y también durante esos pocos segundos de espera suelo pensar en los detalles que enganchan al turista. En esos que lo hacen volver e, incluso, como a mí, recordarlos a menudo.

Las tostadas de Imarcoain, a 1,80 euros la unidad, se sirven recién hechas, calentadas y ablandadas en una plancha industrial de última generación. Cada una ocupa un plato entero y hay que cortarlas con cuchillo y tenedor para poder comerlas sin que se doblen sobre sí mismas. Es conveniente saber que ya salen preparadas de la cocina, por lo que si uno es maniático con la cantidad de mantequilla y mermelada que le gusta poner es mejor avisar antes al camarero. Una vez en la mesa, estas tostadas humean felicidad. Es como un premio. Como el preámbulo que garantiza al turista que va a tener un buen viaje, que no se preocupe, que disfrutará de sus vacaciones.

Sí, definitivamente las tostadas de Imarcoain son una de mis paradas obligatorias. Más adelante ya les hablaré de otras.

 

Tostadas de Imarcoain. Foto: Sol Rincón Borobia

, , , ,


Sol Rincón Borobia (@RinconBorobia) es periodista y diplomada en Turismo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar