Aeropuerto, la era de la oscuridad

Cuaderno de viajes

La Era de la oscuridad

31 Ene , 2014  

Hace tiempo que Tenerife dejó de hacer gracia a mis amigos. Sobre todo a los que tengo derrotando días en Navarra y Aragón. Y es una pena. Recuerdo perfectamente que años atrás, en la Era de la esperanza, la relación entre ellos y la isla fluía en tonos pastel, casi de una forma idílica, prácticamente a tubo de vaselina por mes; un gustazo de noviazgo del que yo me aprovechaba a lo grande, paseando a mis colegas por los aquí y allá tinerfeños, alimentándolos en guachinches y animándolos a corregir el lenguaje hasta hacerlos incondicionales de las guaguas, las papas y las gavetas. Qué días aquellos en que Tenerife les suponía un escape, un paréntesis, una alegría, un merece la pena vivir, un para qué te voy a escribir Sol si te voy a visitar el próximo fin de semana. Sin embargo, aquello duró poco. Enseguida llegó la Era de la oscuridad y todo se volvió pardusco y caro. Más caro que pardusco, para ser exactos.

En la Era de la oscuridad la camaradería entre mis amigos y Tenerife cayó en desuso. Ocurrió de golpe, sin paños calientes ni preavisos. Más o menos así: “Oye, te llamo para decirte que no vamos este mes. Los billetes han subido que no veas y encima ya no hay vuelos directos desde Zaragoza”. Desgraciadamente, aquel primer mes de ausencia se transformó en año, y el año en lustro, y así hasta ahora. Un ‘ahora’ en que a los colegas les sale más barato irse a Roma cuatro días con viaje y hotel incluidos que el tren y el taxi hasta el aeropuerto de Barajas para ver si pillan un vuelo barato a Tenerife. Por eso, y como decía al principio, hace tiempo que esta isla dejó de hacer gracia. Ya no es cómoda ni asequible. Tal vez sí lo sea para la España centralizada en Madrid y Barcelona, pero desde luego no para la España de las comunidades autónomas, donde los aeropuertos pasan de Canarias y ponen rumbo directo a otros destinos.

Las escapadas de fin de semana y puentes al Archipiélago empiezan y terminan prácticamente en un par de ciudades peninsulares, condenando a las demás regiones a alejarse tanto de las Afortunadas que se dirían imaginadas, soñadas o irreales. Así que, en cuanto a mí se refiere, ya solo veo a mis amigos y familiares en tierra peninsular. Porque por mucho que les insista que aquí tienen una casa donde quedarse, en cuanto calculan los gastos del viaje vomitan ironía y se quedan tan anchos: “Ven tú que a nosotros nos da la risa”.

, , , , , , , , ,


Sol Rincón Borobia (@RinconBorobia) es periodista y diplomada en Turismo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar