panorámica de costa adeje

Crecer hacia dentro

El sentido común, el menos común de los sentidos

12 Mar , 2014  

La admisión a trámite del recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno estatal contra la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias ha provocado un efecto perverso y contrario al fin perseguido por algunos empresarios turísticos de Gran Canaria, a los que parece que la más que imprescindible renovación de nuestra planta obsoleta les genera urticaria.

No cabe en el entendimiento de quienes nos dedicamos a la principal actividad económica de las Islas que para que el Tribunal Constitucional (TC) dilucide si dos apartados de un artículo de la citada Ley son o no constitucionales, el Gobierno Central solicite la suspensión cautelar de las únicas excepciones que contenía la Ley a la construcción de nueva planta, es decir, la de los establecimientos de 5 estrellas o superior.

El resultado obtenido con esta acción es que durante al menos cinco meses no se podrá presentar ningún proyecto de ninguna categoría para la construcción de nueva planta hotelera y extrahotelera en Canarias. Pero, lo que es peor, si el TC da la razón al Gobierno, los preceptos recurridos se retirarán de la Ley y corremos el riesgo de una paralización absoluta sine die, una situación nefasta para nuestro destino.

Ya no solo como presidente de Ashotel, sino como ciudadano de a pie, sigo sin comprender cómo somos capaces de tirar piedras sobre nuestro propio tejado en una comunidad con casi un 34% de desempleo y cercenar las esperanzas de miles de canarios que tenían opciones de recuperar su empleo en el sector de la construcción.

¿Cómo es posible que para lograr la construcción de nuevos hoteles de 4 estrellas el Gobierno central nos conduzca con su recurso a un absurdo sinsentido que afecta a proyectos de excelencia y calidad que nadie discutía hasta ahora, ni siquiera el propio Ejecutivo?

Cada día que pasa en medio de esta disparatada situación coge peso la inseguridad jurídica en nuestras Islas para aquellos inversores que apuestan por establecimientos que promueven altos estándares.

Pero si nos equivocamos debemos rectificar y es lo que pedimos ahora al Gobierno de Mariano Rajoy, que dé marcha atrás y retire el recurso o, al menos, que levante la suspensión cautelar mientras el TC realiza su trabajo.

Esta absurda guerra no debe tampoco despistarnos de que nuestro destino no es único, que tenemos competidores que antes o después se recuperarán de difíciles coyunturas sociopolíticas. Y cuando eso suceda debemos haber hecho nuestro trabajo y estar al día, tenemos que tener renovada nuestra planta obsoleta. Qué grave error cometeríamos si cerramos los ojos ante la evidencia y metemos en el mercado nuevas camas mientras dejamos morir las infraestructuras más antiguas. Así, en pocos años, lo que tendremos es una sobreoferta de viejas camas y a unos precios bajos que nos conducirá, sin poder entonces evitarlo, a la pérdida de  rentabilidad y a la muerte de nuestros negocios.

Insisto en que no podemos olvidar los errores del pasado y actuar de forma suicida. No permitamos que nuestra memoria sea frágil y recordemos lo que sucedió en 2001 cuando fruto de una mala tramitación de la primera moratoria turística y de la falta de discreción imperante de aquel entonces se produjo una avalancha de solicitudes de licencias de camas que en circunstancias normales podrían haberse presentado en un plazo mucho más amplio, dando tiempo al mercado para asimilarlas sin distorsionar los precios.

Si queremos seguir viviendo del turismo tenemos que cuidarlo muy bien. El Archipiélago no puede competir en precios con otros destinos más baratos, pero sí lo podemos hacer en calidad. Y de ello tenemos que convencer a los turistas, de que merece la pena pagar un poco más para venir a Canarias. Y solo podremos lograr nuestro objetivo a través de la excelencia.

Imagen panorámica de Costa Adeje. Foto: www.costa-adeje.es

, , , , , , , , ,


Jorge Marichal es presidente de Ashotel

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Un comentario

  1. Roberto dice:

    Realmente me parece increible. Me quedo con una frase que repito en muchos de mis post. (Piedras sobre nuestro propio tejado) piedras que cuando nuestros competidores se dejen de tirar y lleguen a sus particulares acuerdos nos caeran como agua de mayo y sera entonces cuando el gobierno (tc) reaccione y piense bien las cosasque del turismo directa o indirectamente vivimos los canarios. En lugar de aprovechar la situacion turistica que estamos teniendo, le ponen o buscan peros, muros y contratiempos. Menos chaqueta y fotos de prensa y mas cuidar lo que tenemos, o lo que nos va quedando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar