de niños

Fórmate y avanza

Otras vivencias del sector de la restauración

8 Sep , 2014  

De entrada, a nadie se le ocurriría relacionar la formación para el empleo en restauración, a lo que yo me dedico, con la Inspección de Trabajo. Tampoco vería un claro vínculo entre el estilo de dirección de un maître con la regulación de nóminas y altas en la Seguridad Social. Sin embargo, en mi caso, estos asuntos tan diversos forman parte de frecuentes largas charlas con el que yo llamo “mi hermano” en alguna cena o en un simple baño en la playa.

Pasamos primero por sortear las calles de Santa Cruz de Tenerife mientras descubríamos la ciudad desde una mirada de dos niños que se conocieron con apenas 8 años, para luego compartir espacios entre horas por fuera de la Facultad de Derecho o de la Facultad de Educación, creyendo fielmente en ese entonces que a la asignatura de Penal poco convencía la psicología del aprendizaje, ni que Piaget podría tener inquietudes por las leyes orgánicas y su legislación.

Hoy por hoy es una sorpresa compartida el que dos caminos tan dispares en estudios y en el ámbito laboral hayan desembocado en que “mi hermano”, inspector de trabajo destinado en el distrito de Costa Adeje (Sur de Tenerife) y yo, docente de hostelería en certificados de profesionalidad, sintamos el sector servicios con ese ansia de mejoría y de calidad que se merece, donde las exigencias del guión sean las que marquen las pautas de comportamiento y de renovación.

Todo empieza la gran mayoría de las veces con un “Alber, fui a un hotel… ¿Lo conoces? ¿Tienes alumno o alumnas ahí en prácticas?” de adultos 2

Esa es la frase prototipo, la frase que hace sentir que el gusto por lo exquisito no es cuestión de quienes estamos inmersos en las técnicas más avanzadas de coctelería molecular, ni en innovación de nuevas variedades de platos a la vista del cliente como reclamo turístico, ni en técnicas de venta y estrategias de comunicación directa, sino que es algo de lo que ese público invitado a nuestro hotel se da cuenta, y eso es primordial para poder conocer de primera mano qué nos sugiere, cómo se siente y qué les apetecería que incluyéramos. Y es más, aparte de ser nuestros invitados, no nos olvidemos de que nos están pagando por cada servicio que desarrollamos con ellos.

Unos añitos después ahí seguimos.

Si algo tengo claro es que si un inspector de trabajo en una visita laboral hace comparativa de profesionalidad entre un establecimiento y otro, el tipo de asistencia de sus empleados y alimentos y bebidas ofrecidas, qué no hará una persona que se está alojando y ha abonado capital por todo ello.

Y tengamos por seguro que ser competitivo no conlleva obligatoriamente una inversión económica, sino ideas carismáticas y, sobre todo, sentimiento en lo que se hace. Todo lo demás se acercará como rotación gravitatoria de buen hacer.

, , , , , ,


Alberto Martínez Rodríguez es ‘couch’ ejecutivo del sector hotelero y formador ocupacional en hostelería

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

5 Comentarios

  1. que bien verlo de nuevo profe es uste un gran maestro y espero que siga cosechando exitos dice:

    profesor alberto gracias por ser como es un gran profesor aqui tiene uno de sus pupilos le agradesco mucho lo que aprendi en el curso de servicios de restaurante aqui en el andorra mil gracias javi

    • Alberto dice:

      Me alegro mucho saber de ti Javi. Has sido de estos alumnos que pongo de ejemplo con los nuevos grupos, por hechos como la presentacion de una botella de agua en etiqueta y contraetiqueta que hicistes a unos comensales, siendo tu primer billete de propina esa demostracion de profesionalidad.

      Gracias por el lujo que es poder ser partícipe de esos logros.

  2. Bea dice:

    Como siempre es un gusto leerte, no sólo por lo que plasmas y haces sentir con cada párrafo q leo sobre tu trabajo, sino la dedicación plena que a veces,a los q estamos en tu día a día, nos haces participes de tus vivencias, no sólo las tuyas, sino las de tus alumnos. Obviamente, voy con ventaja, porque te conozco profesionalmente y además personalmente,q es el mayor regalo. Estás vivo por dentro y por fuera, es importante plena dedicación y calidad de trabajo en un docente, sobre todo en mi caso, que soy la que echa broncas cuando no se hacen las cosas bien. Sería gratificante que algún día yo pueda aprender profesionalmente de ti, porque ya personalemnte lo hago a diario. Estoy muy orgullosa de ti……..

    • Alberto dice:

      Muchisimas gracias Bea. El orgullo es mutuo, por tu profesionaludad en gestion de proyectos de empleo y por la dedicaciòn tan sentida que hace marcar la diferencia con cada inserción laboral.

      De todo lo demás… Fuerte abrazo.

  3. Julia Gil dice:

    A medida que fui leyendo tu articulo me interesó cada vez mas, pues mas allá de lo que en él expresas muy bien, me encanta ver como dos personas jóvenes, uno docente y el otro inspector de trabajo, en sus tiempos libres intercambian puntos de vista sobre temas que afectan a los mas débiles de nuestra sociedad (jóvenes, desempleados en general, etc.) y que pueden converger en soluciones que puedan mejorar los procesos futuros de aprendizaje de los alumnos y convertirlos en mejores profesionales.
    Asi que mis felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar