Navidades en Tenerife, Playa del Duque Adeje

Cuaderno de viajes

Navidad en Tenerife

19 Dic , 2014  

El sur de Tenerife es un buen sitio para desabrigar la Navidad. Cada año por estas fechas, miles de turistas llegan a la isla con sus vacaciones a cuestas y, sin perder ni un segundo de su valioso tiempo, en cuanto llegan al hotel y deshacen las maletas, agarran en volandas sus días de descanso y los llevan directamente a la playa para desentumecerlos bajo el sol. Una vez allí, a orillas del mar, los visitantes miran de reojo la Navidad que han sacado de sus respectivos países y comprueban con orgullo cómo va cogiendo color a una velocidad más rápida de la esperada. Incluso, si se paran a observarla con más detenimiento, pueden llegar a ver cómo se va desinflando poco a poco hasta que, pasados unos instantes, acaba por fundirse con la arena.

El desinflado que experimenta en el sur tinerfeño una Navidad extranjera al uso, es decir, una Navidad de frío intenso y oscuridad a las cuatro de la tarde, es un proceso extremadamente placentero por cuanto en él intervienen el calor y el paisaje. En primer lugar, de forma sutil pero implacable, la calidez de la temperatura va entrando en el contraído ánimo navideño, dilatándole las venas y empujándolo hacia los brazos de la vida al aire libre. Luego, como quien no quiere la cosa, el mar, las palmeras y las terrazas de bares y restaurantes, hacen el resto, convirtiendo esa Navidad en una renegada de la nieve y de las palabras envueltas en vaho. En cuestión de horas, ya es otra.

Los turistas, claro está, ni se lo creen. Por mucho que lo analizan no acaban de comprender cómo es posible que su Navidad de siempre se acabe transformando en una completamente nueva, casi irreconocible. Pero así es. La Navidad en el sur de Tenerife se desinhibe y descorcha su personalidad más reprimida. Convierte el hielo en sal y las chimeneas en mástiles. Sin cometer discriminación alguna, la isla da asilo vacacional a cuantas navidades ajenas lo soliciten, ofreciéndoles la posibilidad de ampliar su estancia hasta Año Nuevo y más allá. Yo pude comprobarlo por mí misma el primer diciembre que pasé en Canarias. Y es que cuando traje mi Navidad peninsular a Tenerife se transformó tanto, tanto, que en lugar de resultarme difícil reconocerla, simplemente se me olvidó.

 

 

 

 

, , , ,


Sol Rincón Borobia (@RinconBorobia) es periodista y diplomada en Turismo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar