Alberto Martínez con su padre

Fórmate y avanza

El niño interior como enseñanza al ‘coach’ ejecutivo

8 Ene , 2015  

De casualidad, cuando menos nos lo esperamos, suelen suceder cosas que nos conmueven, o simplemente hacen un nexo de emociones entre vida pasada y cuestiones futuras por suceder. Esta es la historia de un hombre hecho a sí mismo, un niño que vivió en la posguerra y vio ante sus ojos cómo con 8 años tenía que dejar de estudiar tras terminar el graduado escolar, un niño que subsistía en el municipio de Tacoronte gracias a la agricultura, el don de la música y multitud de trabajos no apropiados para alguien al que se le determinó una infancia sin inocencia.

Ese niño, con 17 años y un bagaje tan intenso como otros muchos de la época, logró acceder a una entidad bancaria como bedel. Ese adolescente no se conformó con fotocopiar documentos, ni se acomodó en una susceptible mejora laboral que no fuese de tierra o mercadillos. Ese adolescente aprovechó la formación interna que se le otorgaba, fue ascendiendo y pasó de fotocopiador a ventanilla, de ventanilla a responsable de sucursal, y de responsable de sucursal a director de Canarias, con más de 270 empleados a su cargo. Así, logró ser el jefe del feje del jefe hasta llegar el punto de que únicamente le correspondía una superioridad jerárquica hacia él en Madrid.

Ese adulto era el responsable mayor, a quien todos debían cuentas, pero seguía siendo de forma innata ese niño con un padre preso por el bando contrario durante la Guerra Civil esperando a ser fusilado, ese niño que salía del pueblo para aventurarse en la ciudad de Santa Cruz.

Ese hombre hecho a sí mismo, ese niño duro de realidad, me dio una lección que ningún libro, escrito, máster en coaching ejecutivo ni enseñanza magistral de filosofía existencialista que me ha ahondado tanto… y es que a todos nos gusta recibir un regalo en la mañana de Reyes. Con los ojos rojizos y húmedos al abrir un paquete con un perfume, me hace recordar que menos es más y todos tenemos vivos nuestro niño interior.

Gracias, papá, por hacerme sentir más humano cada día.

 

, , , , , , ,


Alberto Martínez Rodríguez es ‘couch’ ejecutivo del sector hotelero y formador ocupacional en hostelería

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 2 votos, media: 5,00 de 5 )
Loading...

Un comentario

  1. Pepa. dice:

    Un saludo Alberto. Me alegra volver a leer este texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar