Otras

Amabilidad, un valor para potenciar en el turismo

30 Abr , 2015  

Hay tres cosas importantes en la vida: la primera, ser amable; la segunda, serlo siempre; y la tercera, nunca dejar de serlo». (Henry James)

Si bien los tinerfeños nos caracterizamos como gente abierta, cariñosa, cercana y amable, aún nos queda un largo camino por recorrer. Hemos oído hablar de las campañas que promueve el Cabildo de Tenerife conjuntamente con Turismo de Tenerife ‘Tenerife Amable’ o ‘Tenerife, buena gente’, iniciativas acertadas de cara a lograr ser un elemento diferenciador para nuestra tierra, pero no basta con tener un eslogan publicitario, no podemos dormirnos en los laureles. La amabilidad debe convertirse en nuestro sello de calidad de cara al turismo que elige Tenerife como destino.

Es importante crear conciencia en el ciudadano, pero la verdadera conciencia radica en nosotros mismos cuando nos miramos, sobre todo cuando nos escuchamos y hacemos una pequeña reflexión y autoanálisis de nuestros comportamientos. ¿Estamos siendo amables? ¿Podemos mejorar? Cuando percibimos que no estamos siendo amables, ¿hemos rectificado? Del 1 al 10, ¿qué calificación nos damos como persona amable?

Hace poco leía un artículo de un experto del sector que decía que en los últimos años en Canarias se ha perdido la hospitalidad hacia el visitante extranjero. El trato amable hacia los turistas es un elemento clave para que Tenerife se convierta en un destino vacacional único, un destino cuyo atractivo (sol, playa, paisajes, gastronomía, historia…) no sólo se vea beneficiado por la caída de popularidad de otros destinos, sino por la calidez humana de su gente.

Tenemos que aprovechar este potencial que tenemos frente a otros destinos y hacer un ‘break’ para reflexionar qué es lo que aún nos queda por mejorar para fidelizar al turista y atraer a nuevos visitantes.

Esta amabilidad ha de entenderse en todos los sectores: hostelería, comercio, servicios, trasporte público, etc. ¿A quién no le gusta entrar a un comercio y que el dependiente les atienda con una sonrisa? ¿A quién no le gusta coger un taxi y sentirse bien atendido? ¿A quién no le gusta preguntar a alguien en la calle cómo llegar hasta un lugar y que aunque no le respondan en su idioma se moleste en dar las indicaciones oportunas para que el turista sienta que le estamos ayudando? ¿A quién no le gusta cenar en un restaurante y recibir un trato exquisito? ¿Cómo nos sentimos cuando alguien nos atiende mal, sin ganas, sin simpatía, sin gracia? ¿Cuál es nuestra opinión de un destino turístico cuando viajamos y sentimos que la gente no es amable? ¿No habéis dejado de comprar en alguna tienda por el trato recibido? Lo que no queremos para nosotros, no lo proyectemos nosotros hacia el resto. Esa es la clave.

La amabilidad es un lenguaje que los sordos pueden escuchar y los ciegos pueden ver» (Mark Twain).

Debemos conseguir que la amabilidad sea el atuendo que nos acompaña siempre. No existen personas ‘no amables’. Todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de ser amables. Ser amable es sonreír, es ser agradable, servicial, atento. Este valor se aprende en la escuela, en nuestras casas, en las empresas… Es un valor que se entrena y cuánto antes se haga, antes se convierte en un hábito, en algo que hacemos de forma natural. La amabilidad se contagia.

Recuerden que un turista bien atendido atrae a otros 10 turistas; en cambio un turista mal atendido puede ahuyentar a 100. Yo les invito a que hagamos un ejercicio de reflexión. Fijémonos en la amabilidad de otros, hagamos una lista de cuantas cosas amables decimos en el dia, cuántas otras podríamos cambiar, tratemos a las personas como nos gustaría que nos trataran a nosotros. La amabilidad refleja la predisposición de atender de forma inmediata y de corazón, se percibe en la sonrisa, en la capacidad de escucha, en el tono de voz, en nuestras palabras, en el cuidado de la imagen, en la simpatía, etc. Y recuerden que si alguien no es amable con nosotros y nosotros devolvemos con la misma moneda, la lección aún no está aprendida.

Y ahora sí, ¿estamos siendo todo lo amable que desearíamos?

, , , , ,


Dimple Melwani (@dimplemelwani75) es coach en Dimple and People y responsable del departamento Financiero y de RRHH del Hotel Silken Atlántida Santa Cruz

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar