playa Jardin, Tenerife, Spain

Cuestión de marketing

¿Y después qué?

15 Abr , 2016  

En los sectores turísticos canario y español estamos viviendo a ritmo de récord. Todas las circunstancias internas y externas parecen estar alineadas para que este llegue a ser el mejor año, cuantitativa y cualitativamente, de la historia del sector. ¡Es tiempo de bonanza!

Pero, ¿y después qué?

En época de bonanza, como buenas hormigas, debemos llenar la despensa para cuando llegue la época de las vacas flacas, pero también es tiempo de comenzar a labrar el futuro. Por eso ahora, más temprano que tarde, empresarios y políticos deberíamos afrontar algunos retos y asignaturas pendientes que nos permitan generar nuevas oportunidades y “nuevas bonanzas”. Los primeros, gestionando, renovando e innovando, y los segundos, legislando y planificando adecuadamente.

Sin duda, son muchas y diversas las opciones estratégicas que pueden plantearse. Sin ánimo de generar controversia y únicamente con intención de compartir públicamente una reflexión personal, me atrevo a proponer algunas alternativas, entendiéndose que estas y otras han de formar parte de una estrategia común de Canarias como destino turístico.

1. Creación de un lobby turístico de ámbito internacional

Que nos permita tener voz y capacidad de decisión en la esfera internacional. La posición de privilegio en la que se encuentra Canarias dentro del sector turístico no se refleja en la presencia de profesionales del sector en representación de Canarias y/o de sus empresas, en las fuentes de poder allí donde se toman las grandes decisiones. Una simple reflexión: ¿cuántos representantes de Canarias están presentes en alguno de esos círculos, empresarial, profesional o político? Hoy en día gran parte de esas decisiones a nivel español pasan por una isla y no está situada en Canarias. En mi artículo Fitur 2016, positivismo justificado comentaba la necesidad de convertirnos en “dueños de nuestro destino” (entendiendo la expresión como “futuro que construimos” y “lugar geográfico dotado de atractivos turísticos”) y eso se logra contando con turoperadores y OTAs de capital canario que generen clientes y líneas aéreas que los trasladen.

Canarias, sin medios de transporte, tiene un futuro más que incierto, por lo que fortalecer los existentes y ampliarlos ha de formar parte inevitablemente de esta estrategia.

3. Captar nuevos países emisores

Ampliar nuestros mercados emisores en la búsqueda de otros complementarios a los tradicionales nos fortalece y nos permite fortificar el destino ante posibles quebrantos en alguno de ellos.

4. Implantar la inteligencia de negocio en todas la fases de la cadena de valor

La tecnología nos acerca a los clientes, nos facilita la relación con ellos, nos permite comunicarnos y nos ayuda en la toma de decisiones.

5. Know how: captación, retención y exportación de talento

Durante muchos años Canarias ha sido la punta de lanza del sector turístico pero no hemos monetizado esa situación. Debemos ser capaces de convertirnos en un centro internacional de referencia de estudios turísticos, tal como expresaba en mis artículos Orotava Valley I, Orotava Valley II y Orotava Valley III.

6. Destino inspiracional

En el artículo Marcas aspiracionales vs inspiracionales indicaba que las marcas inspiracionales “buscan convertirse en inspiración, en ejemplo, para el mercado, para sus clientes. Persiguen la interacción entre las partes, generar un feedback que cree riqueza no exclusivamente económica. Tanto los clientes externos como internos (los miembros de la empresa) sienten pasión hacia ella, se sienten orgullosos de su relación con ella y de su pertenencia a la marca”. Esos mismos criterios hemos de seguir para convertirnos en un destino que inspire a nuestros clientes potenciales.

7. Innovación y renovación como actitud

Hemos de fomentar y primar la innovación en el desarrollo de nuevos modelos de negocio y de gestión que nos permitan liderar el sector y nos conviertan en un referente más allá del sol y playa.

8. Smart destinations

Debemos convertirnos en un destino inteligente, un destino turístico que dispone de una política determinante y planificada relacionada con la gestión eficiente e inteligente del territorio, los recursos naturales y las tecnologías de la información.

9. Renovar la planta alojativa

Renovarse o morir. Es necesario tener mejores camas, pero no más camas. Una planta alojativa de calidad nos permite tener una oferta atractiva para el cliente final y mejorar el target de la misma, con el objeto de fijar un precio superior.

10. Mejorar la calidad y ampliar la variedad de la oferta complementaria

Igual que en el punto anterior, debemos presentar una oferta de ocio variada, con alto estándar de calidad (sirvan de ejemplo Loro Parque o Siam Park) que genere por sí misma el interés en el destino. Una oferta segmentada y tematizada que genere experiencias enriquecedoras.

, , , , , , , ,


Momo Marrero es director de Wanda & Machín Asociados y miembro de FIJET (Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar