emprendedores motivados y emprendedores desesperados

Fuerza y valor

Emprender, ¿motivación o desesperación?

25 Jul , 2016  

Hoy he decidido que mi post sea más una reflexión basada en la experiencia y en las realidades que desde nuestra consultoría vivimos de forma recurrente.

En mi actividad como docente y comunicador, además de consultor hotelero, he tenido la oportunidad de conocer y, en algunos casos, trabajar con personas que algunos se han empeñado en llamar insistentemente emprendedores.

Pues bien, en este punto creo imprescindible diferenciar dos tipos de perfiles.

Primero, nos encontramos con el que yo llamaría emprendedor desesperado, y sus rasgos principales serían:

  • Lleva tiempo en paro y no encuentra trabajo.
  • Acaba de perder el empleo y tiene unos ahorrillos.
  • Lleva media vida haciendo lo mismo y ahora cree que montar un bar o una peluquería no tiene ninguna ciencia.
  • Desconoce por completo el mundo de la empresa, la gestión, el marketing, las relaciones laborales, etc.
  • Y, sobre todo, su única motivación es hacer algo.

Generalmente, nos encontramos con estos empresarios cuando ya su situación es insostenible y no tienen capacidad económica ni anímica para ni siquiera salvar los muebles.

Crear un proyecto empresarial, del tamaño que sea, requiere unos valores y capacidades que, lamentablemente, no todo el mundo tiene.

El segundo perfil seria el emprendedor motivado. Las características principales de este perfil serian:

  • Su nivel de motivación y la actitud ante el reto son muy elevados.
  • Aunque no tenga conocimientos de empresa, es capaz de rodearse de personas que pueden ayudarle a identificar la oportunidad, estructurar el modelo de negocio, buscar la financiación, aprender la gestión y las relaciones laborales (si llegara a tener empleados).
  • Entiende y acepta lo que es asumir riesgos y es consciente del posible fracaso.
  • Trabaja en el proyecto para alcanzar el éxito.
  • Alto nivel de sacrificio.

Evidentemente, son muchas las dificultades y el riesgo, pero si la idea es buena, el proyecto estructurado, el producto sólido y hay un mercado dispuesto, las posibilidades de éxito aumentan considerablemente.

Un perfil del primer grupo puede convertirse en un perfil realmente emprendedor si su visión y misión personal y profesional se reorienta a ese objetivo. No pretendo machacar a un desempleado cuya situación es delicada. Mi intención es evitar una tragedia mayor.

En nuestro mundo de la hostelería y la hotelería, he conocido emprendedores con ideas muy atractivas aplicables al sector de forma directa. Desde aplicaciones informáticas para mejorar la experiencia de los usuarios, hasta modelos de restauración o servicios al cliente originales y hasta rompedores.

Desde estas líneas apuesto por los emprendedores motivados, y sugiero a los que estáis en la dirección de hoteles y restaurantes que no perdáis la oportunidad de escuchar a estos valientes si os proponen alguna idea/proyecto que pueda parecer una locura… Tal vez sea la oportunidad que estabais esperando.

Siempre dispuesto para un nuevo proyecto

Si quieres saber más pincha AQUÍ, AQUÍ o AQUÍ

, , , , , , , ,


Enrique Lucini Serra es consultor de empresa, socio director de elsconsultores y creador de S.E.R, transformando conciencias y equipos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar