Departamento de pisos del Hotel Fañabé Costa Sur de GF Hoteles. en Tenerife

Trabajo en un hotel

“Aún cuesta un poco ver a hombres trabajando como camareros de pisos”

30 Sep , 2016  

Thomas Jefferson García, camarero de pisos del Hotel Fañabé Costa Sur, GF Hoteles

Nació en 1986 en Santa Cruz de Tenerife. Estudió el ciclo medio de Instalaciones de Electromecánica, además de otro clico en soldadura. Ello le dio “la oportunidad de estar durante tres meses en diferentes empresas haciendo las prácticas relacionadas a cada titulación”. A pesar de que su formación corresponde a una disciplina diferente a la relacionada con su empleo actual, Thomas Jefferson ha trabajado también en una empresa de reparto de publicidad en Santa Cruz. “Luego entré por primera vez en el sector hotelero, concretamente en el Hotel Isabel y antes de llegar al Fañabé Costa Sur estuve seis meses en un supermercado”, recuerda.

¿Cómo llegó al hotel Fañabé Costa Sur?

Como trabajé en el hotel Isabel, de la misma cadena, GF Hoteles, me enteré de que había una plaza en el Fañabé. En su momento la gobernanta me dijo que si me importaba venir a este establecimiento y finalmente me quedé aquí. El primer año estuve solamente como valet, pero ahora mismo realizo las funciones de camarero de pisos y valet.

¿Qué funciones realizó en el hotel Isabel?

En ese establecimiento trabajé como valet.

¿Y qué diferencia hay entre un valet y un camarero de pisos?

El valet no tiene nada que ver con las habitaciones, puesto que la función es subir las sábanas y toallas, es decir, distribuimos toda la ropa limpia por todos los pisos para posteriormente ir piso por piso colocando todo y, ya por último, bajamos la ropa sucia de los carros. En cambio, la labor del camarero de pisos es limpiar las habitaciones.

Thomas Jefferson y parte del equipo del departamento de pisos del hotel Fañabé Costa Sur de GH Hoteles, en Tenerife

Parte del equipo del departamento de pisos del Hotel Fañabé Costa Sur

¿En qué consiste su trabajo? ¿Cómo es su jornada laboral?

Depende mucho de lo que te manden en el día, pero normalmente de 7:30 a 8:30 horas se hacen zonas comunes. Un día te mandan a la piscina, otro día a la discoteca, depende. A partir de las 8:30, si estoy de valet, me encargo de repartir por todos los pisos la ropa limpia que entra por la mañana. A las 9:30 terminamos de vaciar la jaula y por último toca vaciar la ropa sucia. En cambio, si me encuentro como camarero de pisos se sube desde las 8:30, se prepara el carro y comenzamos la jornada de limpieza de las habitaciones.

¿Se siente cómodo en una profesión mayoritariamente femenina?

La verdad es que sí. Al principio me costó un poco, porque nunca había trabajado en ello y es una cosa totalmente diferente a la labor del valet. Sin embargo, tuve la ventaja de conocer a todas las compañeras y me resultó todo mucho más fácil.

¿Dónde residen las principales dificultades de su puesto de trabajo?

Yo pienso que las dificultades se las pone cada persona. Como comenté antes, cuesta un poquito adaptarse al ritmo de trabajo, es decir, el trabajo de valet no es el mismo que el de camarero de pisos, pero dificultades no le encuentro. Lo único es poner ganas y empeño a lo que se está haciendo.

¿Cómo cree que se puede fomentar que más hombres trabajen en el departamento de pisos de un hotel?

La verdad es que está costando un poco, porque han entrado varios hombres que no han pasado el periodo de pruebas.

¿Entonces tuvo que realizar pruebas para trabajar como camarero de pisos?

Bueno, yo desde el primer día que comencé limpié pisos junto a una compañera. Mientras tanto, las gobernantas iban revisando todo lo que íbamos haciendo.

En países europeos como Alemania es mucho más común ver camareros de pisos en los hoteles. ¿Cree que en el caso de Canarias falta mucho para acercarnos a la situación normalizada de Alemania?

Yo creo que sí, porque no conozco muchos hoteles en el sur de Tenerife en los que trabajen camareros de pisos. Por ejemplo, el Abama si sé que tiene varias personas, pero sin ser estos dos establecimientos, no conozco ningún otro sitio.

Imagino que está en continuo contacto con los clientes, ¿cómo es el trato con ellos?

Bien, la verdad es que es muy bueno. Sin embargo, trabajando como camarero de pisos es difícil establecer relaciones con los clientes, porque no nos encontramos en un solo piso. De todas formas, sí que me ha pasado con algunos repetidores que nos visitan cada año y cada vez que me ven por los pasillos me saludan porque se acuerdan de mí.

Si tuviera que convencernos para alojarnos en el hotel en el que usted trabaja, ¿qué nos diría?

No es porque lo hagamos nosotros, pero la limpieza de las habitaciones está muy bien… (risas). Además, las instalaciones se han reformado, la animación es muy buena, así como la comida, el trato del personal, los jefes, etc. Yo recomendaría mucho este hotel, y no porque esté trabajando aquí, sino porque conozco a gente que ha venido al establecimiento y me lo ha dicho.

, , , , , , , , ,


Yessenia García Morales es periodista y estudiante del Máster en Dirección y Planificación del Turismo de la ULL

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 2 votos, media: 3,00 de 5 )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar