artur martínez

En 'la purée'

Tripadvisor o la conjura de los ignorantes

22 Sep , 2017  

Ha querido la casualidad de la rentrée que el chef catalán Artur Martínez (una Michelin en su Capritx de Terrassa, al lado de Barcelona) estuviera hace un par de días por aquí, por Tenerife, escenificando su estilo ecléctico en el evento de Garachico. Lo digo porque hace poco más de un mes que este cocinero, de talante discreto y alejado de los foros más mediáticos, por cierto, protagonizó una iniciativa “trolera” que registró un hilarante éxito. Harto de comprobar la ignorancia, mala leche directa, falsedades, inventos palmarios y aún chantajes a los restauradores que son la materia literaria de Tripadvisor, y cabreado por la imposibilidad de salirse del listado, lanzó por las redes, a todos sus clientes, el reto de que escribieran críticas ful lo más absurdas y carcajeantes posibles. No es de extrañar –conociendo los mimbres de esa abominable web colonizada por necios del mundo entero– que tales gacetillas pasasen como Pedro por su caso los “estrictos filtros” que Tripadvisor asegura tener para evitar el libelo. En la imagen que acompaña este texto, una de ellas, repito, publicada en el ominoso portal junto con muchas otras a cual más surreal.Capritx Tripadvisor

El caso de Artur y su imposibilidad de libertad, sin embargo, no es el más pavoroso que se puede relatar de Tripadvisor. Al socaire de su acción de guerrilla, en estas últimas semanas se han multiplicado en redes las denuncias, por parte de diferentes cocineros, de auténticas barbaridades proferidas por clientes y sin respuestas claras desde la web. Comentaba un chef español que una influencer se puso en contacto con él para pedirle, en formato pack, que la invitase a comer y que, al final, le abonase 500 euros para que ella publicase un (uno) post favorable. Desafortunadamente, el cocinero, bastante más ético que la blogger, no desveló el nombre de la chantajista. Contemporáneamente, un jefe de sala también de nuestro país revelaba un caso en que sí llegó a pagarle a un blogger que lo atacó, ya de pie, al final del ágape. “Fue muy rápido y no supe reaccionar”, aclaró. “Pero nunca más me pasará”, remató.

Me resulta especialmente capcioso que personajillos del ciberespacio sin ningún tipo de profesionalidad (y en muchas ocasiones desde el anonimato), hayan caído en lo que precisamente fue su denuncia y su leit motiv en la nueva senda del periodismo digital democrático. Hablaban de libertad frente a los críticos gastronómicos antiguos, y es bien cierto que hubo algunos de ellos, en los viejos tiempos, que sí cobraban por sus escritos. Ciertamente es insidioso. Lo que criticaban es su modus operandi. Y, por si esto fuera poco, desde la más absoluta ignorancia.

Debimos sospechar esta terrible (e imparable) deriva hace ya años (2012), cuando en Italia diversos chefs, capitaneados por Massimo Bottura (actual nº 1 del mundo por 50 Best Restaurantes y tres Michelin), denunciaron en rueda de prensa de alcance europeo a Tripadvisor. Ahí saltaron todo tipo de críticas falsas y opiniones sin ningún criterio. El propio Bottura soltó en directo que “un cliente de la Osteria Francescana (su famoso restaurante de Módena) ha criticado el soufflé de panettone diciendo que tenía demasiada canela, cuando en la elaboración no hay ni una pizca de ella”. Un ejemplo…

Hay muchos más. Tantos que sería imposible citarlos. Desde los más descarados (fundamentalmente, bloggers engreídos que viven a base de amenazas de sabotajes) hasta los más cutres exigiendo pequeños descuentos o chupito final. Un desastre. Por no hablar de la calidad intrínseca de los artículos.

Artur Martínez lo tiene claro. “Con la iniciativa demostramos que el contenido de los comentarios les es indiferente mientras reúnan unos supuestos criterios. Yo mismo puedo inflar mi perfil de críticas buenas con amigos y conocidos. Del mismo modo, y en sentido contrario, cualquiera puede hundir la imagen de un establecimiento enemigo o de la competencia”. La dirección de Tripadvisor en España contemporiza de manera lamentable amenazando a empresas como el restaurante Capritx con penalizaciones ante acciones del tipo que ha emprendido Martínez. Increíble. El mundo al revés. “Get the truth, then go”, reza su slogan. Para descojonarse. O acojonarse.

Tripadvisor, con sus cifras mareantes, le permite a cualquiera “conocer” (risas) a restaurantes de todo el mundo antes de ir a los mismos. Pero también nos hace mucho más ignorantes.

*Foto destacada: Artur Martínez (del perfil de Facebook de restaurante Capritx).

 

 

 

, , , ,


Xavier Agulló es periodista, escritor gastronómico y fundador de Plátano Volador

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 1 votos, media: 5,00 de 5 )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar