Trabajo en un hotel

“El Mencey es una institución y un lujo para mí; es un orgullo llevar tantos años trabajando aquí”

7 Mar , 2019  

Francisco Mendoza Negrín, responsable del mantenimiento de la piscina y de las tortugas del hotel Iberostar Grand Mencey 

Aunque su primer trabajo fue como reponedor en una tienda de calzado de la capital tinerfeña, Francisco Mendoza (61 años), original del barrio de La Alegría, Santa Cruz de Tenerife, lleva prácticamente toda su vida laboral en el hotel Mencey. Desde 1985 forma parte de la plantilla de este establecimiento referente en la capital tinerfeña, en el que ha desempeñado varias funciones. Hoy se ocupa de las 44 tortugas del bonito estanque que tiene el hotel y afirma conocerlas a todas. “A muchas les he puesto nombre”, asegura. Francisco se prejubila el próximo año y lleva en la sangre el carnaval (sería un delito no preguntarle por su archiconocido personaje de la ‘Lecherita’, por el que incluso muchos clientes lo conocen). En este mes de marzo disfruta de su periodo de vacaciones; de hecho, siempre pide su descanso en estas fechas para hacerlo coincidir con los carnavales de Santa Cruz.

¿Qué lo llevó a trabajar en un hotel como este?

Pues un tío mío que prestaba su servicio en el Mencey me dijo un día si quería venirme a trabajar aquí, que estaban buscando gente para el economato, necesitaban pinches para fregar las latas (moldes) y darles aceite con las que se hacían los panes, dulces, bizcochones… Yo entonces trabajaba en una tienda de zapatos, Calzados Rodríguez, como reponedor.

¿Y se lo pensó mucho?

Pues no, le dije que sí enseguida, me apetecía el cambio. Y desde entonces llevo aquí en el hotel, aunque en diferentes puestos.

¿Cómo era el trabajo de cocina entonces?

Pues intenso, en aquella época se podían dar al día unos 450 almuerzos y el mismo número de cenas. Fíjate que trabajaban aquí ¡6 pasteleros más el panadero! Esto fue en 1985 cuando yo entré. En este departamento aprendí mucho y me quedé siendo también pastelero. Me gustaba el oficio, estuve como 20 años en este departamento.

Francisco Mendoza, la semana pasada en el estanque de las tortugas del hotel Mencey.

Y tras tantos años en un oficio que le gustaba, ¿por qué cambió?

Bueno, pues con el tiempo desarrollé una dermatitis de piel en las manos, y claro, mi trabajo era constantemente con las manos, así que los especialistas me hicieron un informe dirigido a la dirección del hotel para ver si había posibilidad de cambiarme de departamento. Así que me buscaron un puesto en la lavandería y allí estuve cinco años.

Hasta que ya dio el salto a su puesto actual…

Sí. Un día llegó la gobernanta a la lavandería y nos dijo que necesitaban con cierta urgencia alguien que se ocupara del mantenimiento de la piscina, porque el piscinero tenía una baja larga. Entonces ella me miró y me dijo: “Francisco, ¿a ti te gustaría? Y le dije “venga, vale, sí, perfecto, gobernanta, yo mismo me apunto” Así que rápidamente me encargaron el uniforme y al día siguiente empecé; había mucho trabajo que hacer.

¿Qué es lo mejor de la relación directa con los clientes como usted tiene ahora?

A mí, lo que siempre me ha gustado es ese trato directo, el poder atenderlo en alguna de sus necesidades, resolverle alguna duda… Suelo ser una persona muy amable y simpática, eso me dicen.

Quienes lo conocen dicen que usted es un buen embajador de Iberostar Grand Mencey…

Lo hago porque me gusta, sinceramente. A veces, a los clientes que tienen tiempo, les doy conversación y con ellos hablo de muchos temas.

¿Cómo se maneja con los idiomas?

Bueno, la verdad es que fatal, yo no sé idiomas, no tuve la suerte de formarme, pero no ha sido un impedimento para que me comunique a veces con turistas extranjeros. Haciendo esfuerzos y con la sonrisa a veces es suficiente. Les hablo incluso de las tortugas. Poquito a poco, con esfuerzo y la psicología que pongo acabamos entendiéndonos.

Digamos que la actitud suya, en este caso, es decisiva…

Claro, con el interés que pongo y la alegría es más fácil…

Francisco sostiene una de sus tortugas, a las que cuida con mucho mimo. Algunas llevan ya 40 años en el Mencey.

Hablando concretamente de su labor en el Iberostar Grand Mencey, ¿cómo surgió la idea en este hotel de tener un espacio para tortugas?

Pues hace ya 40 años que tenemos tortugas aquí. El director de aquel entonces mandó al piscinero, Juan El Gomero, a que comprara varios ejemplares a una tienda de animales que había en la calle Méndez Núñez. Le pidió que comprara 32 tortugas.

¿Tantas?

Pues sí, y hemos llegado a tener más. Eran pequeñitas entonces, unos dos años tendrían. Ya el hotel tenía un espacio específico, tipo fuente, que se iba a destinar para tener en buenas condiciones a las tortugas. La gente de Santa Cruz se fue enterando de que teníamos tortugas en el hotel Mencey y venían a verlas, aunque algunos que tenían tortugas en casa, cuando se cansaban de ellas, se dedicaron a traerlas y dejarlas en nuestro espacio. Claro, aquello provocó momentos en que teníamos muchas tortugas, demasiadas.

¿Cuántas hay actualmente?

Ahora mismo tenemos 44, pero hemos llegado a tener 62, precisamente en épocas en que la gente dejaba aquí las suyas si no quería tenerlas más en su casa. Y claro, uno de los directores nos dijo que no podía ser, que teníamos demasiadas, que teníamos que regalar unas cuantas para quedarnos con las 44 actuales. A muchas, incluso, les he puesto nombre, porque paso con ellas muchas horas. Les vacío el estanque dos veces a la semana para limpiarlo, les pongo la comida, estoy atento a que alguna pueda enfermar…Les he cogido mucho cariño. El hotel tiene un servicio de veterinario que se encarga de llevarles un control.

Y la de mayor edad, ¿cómo se llama?

La veterana se llama Claudia, tiene unos 40 años, lleva 38 ya con nosotros.

Tras tantos años de servicio en este hotel, supongo que estará deseando jubilarse…

Bueno, con el hotel Mencey tenemos prevista una prejubilación sin cumplir los 62 años, con 36 años al menos de servicio. Muchos entramos muy jóvenes a trabajar. Yo acabo de cumplir 61 años. Me va a dar pena dejar a los compañeros a diario y a mis tortugas.

¿Qué es lo mejor de trabajar en un hotel?

Es un trabajo reconfortante, es halagador, porque además de conocer gente y relacionarte con muchos compañeros, se trabaja en buenas condiciones, siempre estás protegido, no estás a la intemperie nunca; dentro de un hotel lo tienes todo.

Si tuviera que quedarse con algo del hotel Iberostar Grand Mencey, ¿qué sería?

Sin duda, con la cantidad de gente que he conocido aquí, hombres y mujeres que he tenido la oportunidad de conocer, desde compañeros de trabajo hasta clientes. El compañerismo y la amistad que hemos creado aquí. El hotel ha sido una institución y un lujo para mí, ahora que tengo cerca la prejubilación, y el saber que como hotel tiene identidad propia en el seno de Santa Cruz. Es un gran orgullo llevar tantos años trabajando en este hotel.

Sería un delito no preguntarle por su relación con el Carnaval chicharrero y su personaje conocido de ‘La lecherita’, que cada año saca por las calles.

Sí, yo es que llega Carnaval y ya me implico a fondo en la fiesta. Hace 20 años le dije a mi jefe si me podían dar las vacaciones en este periodo, porque me gustaban mucho los carnavales, y desde entonces siempre las cojo en estas fechas. Estoy presente en todos los actos. Este año hace 36 que saqué este personaje del Carnaval. Muchos clientes me conocen ya como ‘La lecherita’.

, , , , , ,


Naima Pérez es periodista y responsable del área de Comunicación de Ashotel

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 1 votos, media: 5,00 de 5 )
Cargando…

Un comentario

  1. Avatar Juan dice:

    El mantenimiento de la zona de las piscinas es fantástico, un señor muy amable Don Francisco, el mejor personaje del carnaval junto a los demás….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar