De indios y vaqueros

¿Me lo dices o me lo cuentas?

De indios y vaqueros

17 May , 2019  

Se dice que hay temas de los que no se debe hablar en reuniones familiares o cualquier otro evento social. La religión, el fútbol o el tiempo se llevan la palma, este último porque hace pública y notoria la falta de recursos para mantener una conversación con un mínimo de interés, cual encuentro con el vecino en el ascensor que despierta un inusitado interés por los niveles pluviométricos y térmicos venideros y pasados durante el interminable ascenso a la tercera planta. Pero de lo que nunca jamás se debe hablar, bajo ningún concepto so pena de acabar a galletazos, es de política.

Pero qué quieren que les diga, acabando de pasar unas elecciones y camino de otras, no me queda más remedio que jugármela y abrir la caja de Pandora. Y me voy a tirar a la piscina, porque no tengo nada que esconder. Por eso lo digo sin tapujos, sin miedo, y al que no le guste, que le ponga flores. Yo soy, y siempre lo he sido, de derechierda. Bueno, hasta que me di cuenta de lo feo que suena, y me pasé a la izquierdecha.

Pues sí. Porque realmente no hay partido que pueda englobar y resumir las múltiples realidades de mi retorcida mente. Ni la de ninguna persona. Los hay que matarían antes que votar al JOSE, y los que pase lo que pase nunca dejarán de apoyar al PUESYOQUÉSÉ, pero yo sinceramente no me caso con nadie, porque para unas cosas parezco un facha, y para otras soy más rojo que el atún (del rojo, claro está). Y no solo no me parece incompatible, sino que lo encuentro incluso deseable. No todo es blanco o negro, hay muchos tonos de gris. Y de naranja o azul. Hasta de morado.

Como en todos los gremios, seguro que hay directores de izquierdas y de derechas, pero imagino que la mayoría estará, estaremos en el llamado centro (tirando para un lado u otro, eso es normal), porque nuestro trabajo en realidad así lo requiere. Tenemos que empatizar con el de arriba, el propietario o el CEO (qué bonito suena eso), porque es el que nos da trabajo, el que ha invertido su dinero, su tiempo y su know how (estoy sembrado hoy…) para que nuestro hotel genere empleo en la comunidad local y felicidad ese es nuestro objetivo entre los clientes; y con los trabajadores, porque nosotros también lo somos y es nuestra obligación entenderlos, que nos entiendan y asumir que sin ellos no hay negocio ni felicidad.

Claro que el propietario normalmente no invierte por altruismo y lo hace para ganar dinero ¿quién no lo haría?; es más una cuestión de tener y poder que de ganas, pero también de valor, que no todo el mundo anda sobrado de este atributo. Tampoco los empleados trabajan trabajamos por altruismo, sino para ganar dinero; eso es muy lícito y obviamente nuestro tiempo, esfuerzo y preparación tienen también un gran valor. Pero qué gusto da cuando, a pesar de que el motivo inicial y de base de todas las partes sea el dinero, conseguimos que nuestro hotel forme parte también de nosotros mismos y se integre hasta tal punto en nuestro día a día que nos acabemos creyendo que estamos metidos en esto no por necesidad, sino por gusto. Los unos para crear empleo, los otros para crear experiencias.

Así que llámenme tonto o facha, o rojo, pero yo creo que en el mundo del turismo no hay malos ni buenos, ni vaqueros ni indios (también hubo vaqueros malos e indios buenos). Dejémonos de estereotipos, todos estamos en la misma película, cada uno con su papel. Y en este caso, por una vez, todos somos protagonistas.

Anda, pues parece que va a llover…

, , , , , , ,



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar