Repensar el turismo

¡Marchando dos de optimismo para el invierno, por favor!

9 Sep , 2022  

Ahora, tras el merecido período de descanso estival, encaramos una nueva temporada turística de invierno en Canarias no exenta de nubarrones. Los efectos económicos de la guerra en Ucrania, unidos al alza de precios que ya, antes del conflicto, se veía venir, nos dejan un horizonte incierto para los próximos meses. Especialmente en aquellos mercados emisores que son ‘típicos’ de la temporada alta, como el mercado alemán y el nórdico (daneses, suecos, noruegos y finlandeses). Aunque en el caso de Tenerife, menos dependiente de estos mercados y más de los británicos, también hay preocupación por la situación económica del Reino Unido.

No faltan las voces –unas más y otras menos autorizadas– que se han lanzado a realizar augurios de una nueva recesión económica a partir de septiembre en Europa. Ignoro si son los mismos que al inicio de la pandemia dijeron que la recuperación del turismo sería en V.

Es inevitable sentir vértigo ante esta situación, pero la economía, ante todo, es un estado de ánimos y el cómo nos tomamos los eventos que se nos presentan marca la diferencia respecto a cómo salimos de ellos.

El otro día escuchaba la radio y un periodista dijo algo con lo que coincido plenamente. Decía que cuando le preguntaba a su abuelo cómo estaba, le respondía “estoy bien, porque quiero estar bien”. Es evidente que todos tenemos problemas y situaciones que gestionar, pero también somos nosotros los que decidimos cómo y hasta dónde esos problemas nos afectan. Si consideras que una inflación del 10,4% o un euríbor del 1,6% es lo peor a lo que puedes enfrentarte en tu vida, eso ocupará una gran parte de tu tiempo y de tu espacio vital y no te dejará ver más allá, afectando a tus decisiones a corto, medio y largo plazo.

Mi abuela, que falleció hace dos años a la edad de 95, sobrevivió a la Guerra Civil Española siendo de ideas republicanas y mis padres, como otros muchos, pagaron la hipoteca de su casa al 16% de interés. Son solo dos ejemplos de situaciones más difíciles, objetivamente hablando, que a las que ahora nos toca enfrentarnos. ¡Seamos optimistas! Vamos a pensar que, al igual que de la pandemia, saldremos de esta situación porque, sobre todo, queremos salir de ella y porque, a pesar de todo (y de algunos), lo mejor siempre está por venir.

Creo mucho en la capacidad de resiliencia del sector turístico canario y no porque tengamos un trébol de cuatro hojas bajo la almohada, sino porque somos un sector fuerte y profesional. Porque hay empresas y trabajadores que, a pesar de las dificultades, abren cada día sus puertas y atienden con su mejor sonrisa y profesionalidad a quienes nos visitan. Esa y no otra es la base sobre la que tenemos que pilotar esta situación.

Estoy convencido de que el invierno 22-23 no será tan malo como algunos predicen porque Canarias es y será ese refugio de bienestar para millones de europeos que, huyendo del frío invierno, encuentran en esta tierra calidad y calidez humana.

Incluso, hablando estos días con un asociado de La Palma hasta tenemos un posible slogan para una promoción en Alemania: ¡Hey! ¿Te han subido la factura del gas? No te preocupes, vente a Canarias que allí no lo necesitas para calentarte. Como ven, el que no se consuela es porque no quiere.

, , ,


Juan Pablo González es economista y director gerente de Ashotel

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 1 votos, media: 5,00 de 5 )
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar