¿Me lo dices o me lo cuentas?

La acogida

31 May , 2024  

Llamarse Fernando en nuestro archipiélago supone una condena implícita al olvido más absoluto en el día de nuestro santo, pues el mismo coincide con el Día de Canarias, pero es este un problema menor ─si es que acaso lo es─, pues aunque no siento ninguna aversión por mi nombre y lo tengo bastante integrado en mi ser después de más de cincuenta años arrastrándolo ─pero pocos más, oiga usted─, veo mucho más motivo de celebración la canariedad ─aunque en mi caso sea adoptiva, o quizá más aun por eso─ que la fernandeidad, fruto en cierta manera del azar y del empeño de mi tío del mismo nombre, que amenazó con dejar de hablar a mis padres  si no le daban el gusto.

, , , , ,

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar