Talentos con talante

La comunicación empática

19 Jun , 2020  

La comunicación no violenta, también denominada comunicación empática o comunicación compasiva, es un modelo desarrollado por Marshall Rosenberg que busca que las personas se comuniquen entre sí y también cada uno consigo mismo con empatía y eficacia. La conciencia de uno mismo es la facultad sobre la que se erige la empatía, puesto que cuanto más abiertos nos hallemos a nuestras propias emociones, mayor será nuestra destreza en la comprensión de los sentimientos de los demás.

De esta manera, la empatía nos permite saber lo que sienten los demás, afecta a un amplio abanico de actividades y su ausencia genera una interrupción en los canales de comunicación, originando dificultades en la gestión y el trabajo en equipos. Por ejemplo, si no hay entendimiento, si no hay comprensión, el consenso a la hora de realizar una tarea se complica. Sin empatía se eleva la probabilidad de que surjan problemas en la organización, como puede ser la poca productividad y/o los conflictos internos.

¿Cómo desarrollar una comunicación empática?

  • Poniendo atención en nuestro lenguaje y en el uso que hacemos de las palabras. Uno de los principios clave es la capacidad de expresarnos sin usar juicios sobre lo que está bien o mal, sobre lo que es correcto o incorrecto. Permitiéndonos reestructurar nuestra forma de percibir, comprender y comunicarnos con nosotros y con los demás. Poniendo atención en hacer uso del lenguaje consciente, con respuestas con una base firme sobre lo que percibimos, sentimos y deseamos de manera real.
  • Manteniendo una escucha activa. Escuchar al otro de tal forma que no le juzgas ni interpretas o valoras, sino respetando su punto de vista aunque no lo compartas.
  • Desarrollar una actitud de apertura manteniendo una predisposición a escuchar ideas o pensamientos opuestos o diferentes a los nuestros.

La comunicación empática requiere de un esfuerzo personal, pero los beneficios que se obtienen son muchos, como tener organizaciones más asertivas, eficientes y éticas, así que merece la pena el esfuerzo y el trabajo previo.

Cuando las organizaciones están orientadas a la satisfacción del cliente, como es nuestro caso, si no tenemos integrada esta necesidad y sus beneficios convertirnos en organizaciones eficientes con equipos productivos y proactivos y con clientes fidelizados resulta complicado.

Como dice un proverbio chino,  «hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida».

¿Nos ponemos a ello?

 

 

, , , , , ,


Marisol Bardón es directora de Formación y Empleo de Ashotel y autora del blog #AhoraYo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Cargando…

Un comentario

  1. Avatar mortadelo dice:

    A ver cómo los hoteleros empatizan su bolsillo con La Naturaleza..fff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar