Check in & Check out

¿Cómo puede influir el ‘Growth Hacking’ al sector turístico?

19 Oct , 2022  

La actividad turística vive un momento de incertidumbre en cuanto a la previsión de crecimiento u ocupación de cara a los próximos meses, a pesar de reactivarse la senda de la recuperación este verano, como bien adelantaba Candelaria Santos hace unas semanas en este mismo blog. Según los últimos datos recogidos por el Observatorio de Competitividad Turística y Desarrollo Sostenible de Ashotel, se apunta a la inflación y al conflicto de Ucrania como algunas de las causas principales de esa incertidumbre; incluso, muchos economistas prevén una recesión para 2023, pero ¿cómo puede prepararse el sector ante esta situación?

A priori todo parece apuntar a que los responsables de toma de decisión deben ser reactivos; sin embargo, en la innovación continua se encuentra la génesis del valor diferencial que permita definir estrategias consolidadas para aumentar exponencialmente el resurgir de toda marca en este sector, como por ejemplo promover nuevas fórmulas que ayuden a conectar con el cliente, lo que puede definir un posicionamiento muy favorable. Y es aquí donde entra en juego el Growth Hacking.

¿Qué es el Growth Hacking?

Este término acuñado por Sean Ellis en su blog Start-up Marketing hace referencia al conjunto de estrategias de marketing basadas en creatividad, tecnología y pensamiento analítico destinadas a generar un incremento continuo del volumen de usuarios e impactos en favor de la empresa bajo la premisa de hacer más por menos.

Básicamente, el Growth Hacking trata de romper con muchas de las técnicas de marketing y promoción tradicionales con el propósito de encontrar nuevas formas de crecimiento. Generalmente es un concepto que está muy relacionado con el mundo de los startups ya que, tratándose de empresas sin muchos recursos, aplican este tipo de técnicas para crecer de forma exponencial al menor coste, incluyendo por supuesto la adquisición de nuevos clientes y fidelización de los existentes, sin embargo, ya hay muchas grandes empresas que están apostando por este tipo de acciones en su hoja de ruta, incluidas muchas del sector turístico independientemente de su tamaño.

Cabe remarcar que la base fundamental del Growth Hacking es la experimentación, no existe una fórmula secreta que sea replicable a todos los perfiles; no obstante, la clave fundamental está en apostar por la innovación y en saber adquirir aquellas estrategias que estén dando resultado en empresas del sector cuya naturaleza sea semejante y, por ende, podamos readaptarlas aportando una creatividad acorde a nuestra oferta.

Por ejemplo, podemos citar algunos casos en el sector turístico, como el de hace unos años cuando Expedia innovó en su plataforma web con la personalización de la experiencia de usuario implementando el conocido efecto wow frente a su competidor Kayak. En este caso, una vez que un usuario se registraba en la página disponía de una zona especial para miembros con un sinfín de ofertas personalizadas a las preferencias del usuario e incluso en las comunicaciones vía email; incluso era posible que fueran las mismas que viese cualquier usuario, pero aquí la diferenciación con su competidor fue clave para la activación e incremento del porcentaje de adquisición, gracias al uso de la personalización.

Ya conocemos todos desde hace años otra de las técnicas más conocidas para potenciar la adquisición de una oferta, como son los llamados contadores o venta de urgencia que podemos encontrarnos en la mayoría de las OTA, permitiendo incrementar exponencialmente el número de reservas.

Aquellas estrategias orientadas a premiar a sus clientes suelen ser otra de las acciones más populares. Destaca el ejemplo de la estrategia Member get Member de Airbnb al incrementar en un 300% el número de reservas tras implementar esta acción.

Por supuesto, a veces es necesario recurrir a la mera creatividad y diseñar propuestas diferentes que generen un gran impacto o ruido en los medios como resultó el ejemplo de los hoteles Hilton en Londres en 2013, cuando instalaron una playa emergente a orillas del río Támesis durante el conocido Blue Monday o día más triste del año. Esto les permitió registrar un impacto de más de 3 millones de usuarios de alcance en su promoción e, incluso, reinterpretar la oferta para dicho día como hizo Barceló Hotel Group, que lo quiso convertir en el día más feliz del año, proponiendo descuentos exclusivos para canjear durante ese día y aumentar así su número de reservas.

Como veis, existe un abanico de estrategias efectivos, pero no hay que olvidar que el éxito reside en muchas ocasiones en el ensayo error y la experimentación.

¿Y tú? ¿Eres capaz de diseñar un nuevo caso de éxito?

, , , , ,


Sergio Darias Pérez es especialista en Marketing Digital

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar