Talentos con talante

Equipos imperfectos

21 Sep , 2020  

No sé si será por el efecto de causalidad, pero después de llevar varios meses dándole vueltas a los conceptos de perfección y excelencia en la gestión de personas en el mundo de las empresas llega a mis manos el artículo Perfectos Insoportables de Xavier Marcet. Comienza con la siguiente pregunta: «¿Cómo vamos a estar en contra de la perfección?» Solo ese inicio tiene la suficiente fuerza en mí para generarme la curiosidad de leer el artículo de principio a fin,  del cual quiero compartir con ustedes  algunas reflexiones.

Para Marcet no hay que ir en contra de la perfección que se combina con la humildad, porque juntas nos llevan a la sabiduría. Para él toda perfección que no vaya en esta línea no genera espirales de aprendizaje ni moviliza equipos productivos.

Comparto con Marset esta visión sobre la perfección en el mundo de las organizaciones, aunque quizás a mí me gusta más hablar de excelencia, entendiendo la excelencia como el “hacer bien las cosas”, que esto no significa que no cometamos errores, todo lo contrario. Del error se aprende porque nos permite parar, tomar conciencia, valorar otras alternativas para continuar en el camino. El error nos permite revisarnos, nutrirnos de conocimiento, contrastar con otras personas de nuestro equipo sobre cómo hacer las cosas de otra manera.

Ya he comentado en otro post la importancia y la responsabilidad que tenemos los que nos dedicamos a la gestión de personas y a la gestión de sus talentos el liderar desde la empatía, la asertividad y el aprendizaje compartido para ser líderes, no en busca de seguidores, sino de creadores de otros líderes. Tenemos que liderar acompañando, desde la autonomía responsable, ofreciendo oportunidades. Al dar oportunidades, los líderes pueden transformar a las personas y a las organizaciones. Y, precisamente, el sector turístico se caracteriza por el gran volumen de personas en sus departamentos, de ahí la importancia de trabajar desde la individualidad hasta la cohesión grupal.

Partir de la individualidad que conforma el grupo, aprovechar sus fortalezas, generar estrategias de trabajo basadas en la responsabilización de lo que como trabajador/a y persona siente, piensa y hace son la clave para generar sinergias positivas. Un equipo consciente es un equipo cohesionado donde, más allá de las potencialidades, se reconocen las limitaciones como oportunidades de cambio. Aportar nuestra experiencia personal como trabajador/a repercute positivamente cuando lo ponemos a disposición del equipo que, bajo la premisa del respeto, comprende, acepta y acompaña a cada persona. Un equipo es una acción dinámica en constante cambio y crecimiento. Conocer las herramientas para su manejo es la mejor estrategia para la cohesión grupal.

Hasta aquí todo bien, pero no podemos pretender transformar equipos sin antes mirarnos a nosotros/as desde una mirada empática y compasiva, porque no podemos empezar la casa por el tejado. La joya que nos brinda el autoconocimiento es el darnos cuenta (autobservación y atención) e identificar las herramientas personales (intelectuales, emocionales, corporales y sociales) con las que contamos para descubrir y conocer nuestras creencias, limitaciones y utilidad. Todo ello nos va a permitir la comprensión y el compromiso para el cambio.

¿Nos ponemos a ello?

, , , , ,


Marisol Bardón es directora de Formación y Empleo de Ashotel y autora del blog #AhoraYo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( Sin valoraciones )
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar